Dios es suficiente

>

“Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el SEÑOR me mantendrá cerca.”

Es un versículo muy corto, pero poderoso en gran manera.  Yo creo que habemos muchos que nos identificamos con este versículo.  Cuántos no hemos sufrido el abandono de papá o mamá por muchos y diferentes motivos, un divorcio de nuestros padres, muerte o, inclusive, algunos ni los conocimos.

Son esos abandonos que nos han lastimado y marcado y que sin lugar a dudas  han hecho de nosotros lo que somos ahora.

Hace poco recordando a mi padre, (que gracias a Dios esta vivo, pero se alejo de su familia) yo en oración, le decía al Señor que extrañaba a mi papa, que lo necesitaba, entonces nuestro Dios de amor me recordó la Palabra de hoy versículo.

¡Que hermoso Dios que suple cada necesidad en nuestra vida, el Señor es nuestro Padre!

Su Palabra nos enseña:

“Padre de los huérfanos, defensor de las viudas, este es Dios y su morada es santa.” 

“El SEÑOR es como un padre con sus hijos, tierno y compasivo con los que le temen.” 

Así es,  el Señor nos dice que es nuestro Padre y es amoroso y tierno con sus hijos, aquellos que hemos recibido a Jesucristo Su Hijo en nuestro corazón, como nuestro único y suficiente Salvador.

“El SEÑOR está cerca de los que tienen quebrantado el corazón; él rescata a los de espíritu destrozado.” 

Indudablemente la figura de papá o mamá son de lo más importantes en la vida de un ser humano, es por eso que los que somos padres tenemos la responsabilidad delante de Dios de cuidar el corazón de nuestros hijos.   Nuestros padres tenían la responsabilidad de cuidar de nuestro corazón, pero para algunos no fue así, y hemos sido sumamente lastimados, dejando en nosotros una semilla de amargura, rebeldía, pero también con un  profundo hueco en nuestra vida que necesita ser llenado y eso solo lo puede llenar nuestro Dios. Nada, ni nadie más.

Debemos cercarnos a Aquel que es el amor en su máxima potencia, a Aquel que nos amó y nos ama como nadie nos podrá nunca amar, a Aquel que nunca nos va a fallar y abandonar. Debemos acercarnos a Jesucristo nuestro Señor.  Dejémonos amar, consolar y abrazar por ÉL, solo su amor suple toda necesidad y ausencia.

“Y él clamará a mí: “Tú eres mi Padre, mi Dios y la Roca de mi salvación.»

“Y yo seré su Padre, y ustedes serán mis hijos e hijas, dice el SEÑOR Todopoderoso.” 

Muchas cosas suceden en nuestra vida que nos han marcado, preguntémosle a Dios para que nos permitió vivir eso que nos ha dañado, preguntémosle a Dios que es lo que quiere de nosotros, dejemos que Dios nos sane y nos transforme para su gloria y honra.

Muchas de las situaciones que vivimos se convierten en experiencias, y estas en enseñanzas que podemos dar a otras personas y si nosotros podemos dar testimonio de lo que Dios ha hecho en nosotros indudablemente seremos muy bendecidos, al bendecir a otra persona contando lo maravilloso que Nuestro Padre Dios ha hecho en nosotros y así acercar a ÉL a más y más personas, para que sean salvos, libres y amads por nuestro Dios.

“Tus obras imponentes estarán en boca de todos; proclamaré tu grandeza.” 

“Den gracias al SEÑOR y proclamen su grandeza; que todo el mundo sepa lo que él ha hecho.” 

Dios les bendiga grandemente.

Recibe gratis en tu e-mail las reflexiones de El Principio.