Dios prospero

>

Filipenses 4:19 (NTV)

“Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús.”

Esta es una Palabra muy especial para este año que inicia, porque nos afirma que Dios nos proveerá en todas nuestras necesidades. Aunque la crisis económica, política y social que sufre actualmente nuestro país pretenda hacer imposible de creer esta Palabra de Dios, es importante recordar que nuestra fe debe ir más allá de nuestra razón, que nuestra fe debe ir más allá de lo que ven nuestros ojos naturales, que nuestra fe debe de ir más allá de lo que escuchan nuestros oídos naturales

La Palabra de Dios es eterna, pues nos dice que el cielo y la tierra pasarán, más la Palabra de Dios no pasará. Dios cumplirá Su Palabra y la manera en que lo hará siempre nos sorprenderá, siempre superará nuestras expectativas, porque los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos.

Nuestra tarea es creer con el corazón lo que leemos en la Palabra de Dios, no lo que leemos en los periódicos ni escuchamos en los noticieros. Pero ojo, ello no significa que nos encerremos en una burbuja mágica, pretendamos evadir la realidad y nos sentemos a esperar pacientemente; de ninguna manera. Dios es un Dios de orden y ÉL pide diligencia a sus hijos para ser prosperados.

“Pobre es el que trabaja con mano negligente, más la mano de los diligentes enriquece.” (Proverbios 10.4 BDLA)

Dios ya sabe dónde estaremos el 31 de diciembre del 2016 y ÉL ya conoce el camino que recorreremos los próximos 360 días que restan; ÉL ya conoce nuestras necesidades y ÉL va a suplirlas, ÉL va a satisfacerlas abundantemente, ÉL va a suplir todas nuestras necesidades conforme a las riquezas de Su hijo Jesucristo.

Dice la Palabra que Dios va a suplir todas nuestras necesidades, porque como buen Padre ÉL sabe lo que nos conviene y ÉL no nos va a dar algo que represente un mal para nosotros. Es por ello que muchas veces no recibimos lo que pedimos, porque estamos mal influenciados por un capricho, por una pasión o por un deseo que no obedece precisamente a una necesidad. Nunca olvidemos que “nuestras” necesidades no son precisamente necesidades para Dios.

Inclusive, a veces podemos tener necesidades, pero si las intenciones o los propósitos de nuestro corazón no son los correctos, es un hecho que Dios no las va a suplir.

“Aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones: desean solamente lo que les dará placer.” (Santiago 4:3 NTV)

¿Qué necesitamos hacer para poder recibir lo que pedimos?

Bendecir y dar gracias. Estas son las actitudes que tenía nuestro Señor Jesucristo. Jesús, daba gracias aún por lo poco, y esto hacía que lo poco se multiplicara. Todos debemos saber cómo actuar para que Dios supla nuestras necesidades y seamos saciados.

“Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5:18 NTV)

Entonces lo primero que hay que hacer para que nuestra necesidad sea cubierta es: bendecir y dar gracias. No menospreciemos lo que tenemos hoy, más bien pongamos lo que hoy tenemos en las manos de Dios y Él lo va a multiplicar. Y por siempre, por siempre, demos gracias a Dios en todo.

Estamos empezando un nuevo año. Es una nueva oportunidad para que Dios se glorifique de nueva cuenta en nuestra vida, en nuestro matrimonio, en nuestra familia, en nuestro trabajo, en nuestro negocio.

Dios ya puso su semilla en el corazón de cada uno de nosotros: a Su Hijo Jesús. Ahora nos corresponde hacer que Jesucristo germine en nosotros y que dé abundante fruto, a fin de multiplicarnos en otros, lo que seguramente aumentará la bendición en nuestras vidas.

“Pues es Dios quien provee la semilla al agricultor y luego el pan para comer. De la misma manera, él proveerá y aumentará los recursos de ustedes y luego producirá una gran cosecha de generosidad en ustedes.” (2 Corintios 9:10 NTV).

Tenemos todo para poder declarar bendición sobre nuestras vidas en este año 2016 que inicia. CREÁMOSLO, Y DIOS MULTIPLICARÁ. CREÁMOSLO, Y DIOS PROSPERARÁ. CREÁMOSLO, Y DIOS HARÁ.

 

Dios les bendiga grandemente.

Recibe gratis en tu e-mail las reflexiones de El Principio.